Este detector de gas inalámbrico detecta la presencia de gases como el metano y el propano, y también activa una alarma cuando se alcanza un nivel 20% por debajo del umbral de explosión, por lo que es posible una reacción rápida.